En tiempos de participación,…¡más planificación!

El plan es el generador.
Sin plan, sólo hay desorden y arbitrariedad.
El plan lleva en sí la esencia de la sensación.
Los grandes problemas del futuro, dictados por las necesidades colectivas, presentan de nuevo la cuestión del plan.
La vida moderna exige, espera, un nuevo plan para la casa y para la ciudad.

Le Corbusier (hacia 1920)

Segunda década del S XXI. El papel activo de la ciudadanía en la toma de decisiones políticas se ha convertido en un valor y en un derecho fundamental. Los ciudadanos reclaman que los poderes públicos escuchen su voz antes de tomar decisiones, no sólo cuando se quejan, sino también cuando hacen propuestas. Un claro ejemplo es el ámbito de la ciudad y el territorio, donde las recientes leyes urbanísticas están reconociendo el papel fundamental de la opinión ciudadana en la formalización de nuestro entorno. Los políticos, siempre atentos al pulso de la opinión popular, han entendido que no hay vuelta atrás, que la nueva forma de gobernanza territorial pasa por sumar agentes al proceso, que la ciudadanía ya no quiere expresarse sólo cada cuatro años en las urnas y, por ello, demanda participar activamente en todo lo que pueda afectar a un actividad vital. Es el tiempo de la participación ciudadana.

Pero no todo son luces en este proceso imparable, en el que no existen manuales de participación ni recetas magistrales que podamos seguir quienes nos sumamos al proceso. Las actuaciones que se están realizando son discrecionales y, aunque no carentes de buena voluntad por parte de sus promotores, no siempre son acertadas ni consiguen el objetivo de ser plurales y llegar a toda la ciudadanía, ni solucionan adecuadamente los problemas que pretenden solventar. Ahí radica la flaqueza del método. Se han creado entes que se encargan de promover la participación ciudadana e incluso concejalías específicas al respecto en algunos ayuntamientos. ¿Dónde radica, pues, el problema? A mi juicio, en que la participación no es un fin en sí mismo sino un instrumento. Estamos intentando innovar en la formalización y organización de las ciudades y del territorio a través de la participación, confiando el éxito de las soluciones a los problemas en el deseo mayoritario de la ciudadanía, sin más. Así no se proyecta el territorio, así no se proyecta la ciudad. El territorio y la ciudad se proyectan mediante la planificación. El planeamiento es el instrumento intelectual más potente creado jamás por el hombre, en el que se plasman ideas políticas, se manifiestan las medidas sociales que mejoran la vida de las personas y permiten equilibrar el territorio, se definen las inversiones públicas y se fijan las reglas de los mercados en una economía capitalista como la nuestra.

Por ello, la participación ciudadana debe imbricarse en todos los procesos de planificación de la ciudad y el territorio, pero confiando al planeamiento (llamémosle estratégico, territorial o urbanístico) y, por tanto, a la política, la responsabilidad de definir y formalizar las ideas y los modelos de territorio y ciudad. Para lograrlo es necesario que los procesos participativos ciudadanos estén bien dirigidos y sean concretos con el fin que se persigue (porque para definir las ideas y estrategias ya está la política y sus representantes, que hemos elegido democráticamente), que sean largos en el tiempo y muy plurales, sin dejar al margen a ningún colectivo y favoreciendo la integración de todos ellos, ya que la fuerza de la ciudadanía radica en la colectividad, no en la individualidad (la individualidad es fácilmente manipulable y ése no es el tipo de participación que precisamos). El papel de la Administración Pública debe ser enseñar a la ciudadanía cómo implicarse en este proceso, promover la participación masiva y armonizar los resultados de ésta con el ideario político de las instituciones que tienen la responsabilidad de gobierno en cada momento. Si conseguimos hacerlo bien, será un éxito de todos, si no lo logramos, no será más que una frustración más para los ciudadanos. Hay que comenzar pues, invirtiendo en pedagogía.

Jorge Gil. arquitecto

About
Comments
  • Kiersten
    Responder

    I enjoy what you guys are usually up too. This kind of clever work
    and reporting! Keep up the superb works guys I’ve added you guys
    to my personal blogroll.

Leave a Comment